En este artículo haremos una introducción a la estrategia conocida como Cono Comprado (o Straddle).

Las acciones presentan momentos en los cuales por determinadas razones nos invitan a suponer que el camino a seguir puede ser al alza o a la baja. Presentaciones de balances, resoluciones de problemas judiciales de la empresa, lanzamiento de un nuevo producto, alguna medida económica, etc., son algunos de los factores desencadenantes de movimientos amplios y bruscos en el subyacente.

Para aprovecharnos de esta coyuntura y, sin saber cuál de los dos caminos sea el que tomé el papel, pero estando convencido de que no permanecerá lateral, es que vamos a construir la estrategia.

Entender el Cono Comprado no es nada complicado. Cuando uno quiere posicionarse alcista usualmente compra Calls. Cuando uno quiere posicionase bajista tiende a Comprar Puts.

Por lo tanto las dos operaciones realizadas de manera conjunta nos da la posibilidad de ganar en ambos escenarios. El Cono se arma  comprando Calls y Puts, en las mismas cantidades, del mismo subyacente, vencimiento y precios de ejercicios. Operar precios de ejercicio diferentes entre sí, da lugar a una estrategia muy parecida denominada Cuna Comprada.

El costo de la estrategia está conformado por las dos primas pagadas en el momento inicial, por lo cual ya podemos deducir que el movimiento hacia arriba o hacia abajo del subyacente deberá ser lo suficientemente grande como para permitir recuperar el costo de las dos primas.

Se suele armar comprando bases lo mas ATM posible (si la acción cotiza a 50, buscaremos calls y puts con precio de ejercicio lo más cercano posible a esos valores). Este tipo de opciones son las que más valor extrínseco poseen, lo cual refuerza la idea del gran movimiento que debemos esperar para lograr el equilibrio.

El peor escenario posible se da cuando nuestras opciones no tienen valor al vencimiento. Como sabemos que el valor extrínseco es nulo al vencimiento, y que el valor intrínseco depende del valor de la acción, las opciones morirán sin valor cuando la acción coincida con el precio de ejercicio. La pérdida será total, 100% de lo invertido, bajo este supuesto.

A medida que la cotización de la acción tienda a subir o bajar, una de nuestras opciones ira generando valor. Me refiero al valor intrínseco, ya que el extrínseco indefectiblemente tiende a bajar con el transcurso del tiempo situándonos en una posición desfavorable.

Hagamos un ejemplo muy ideal para entenderlo mejor:

Acción cotizando a $98. Logramos Compra Call base $100 a $3 y Compra Put base $100 a $5.

Si el subyacente comienza a bajar, el put que ya esta ITM aumentará su valor intrínseco. En cambio si sube el subyacente, debemos esperar que cruce los 100 para que nuestro call comience a generar valor intrínseco.

Llegado el vencimiento, podría ser que la acción cotice a $90 caso en el cual el Put tendrá un valor de $10. Si restamos la inversión inicial que fue de $8, la ganancia final será de $2, que representa un 25% de la inversión.

Si en cambio al vencimiento la acción se sitúa en $110, el Call va a valer $10, y por lo tanto el resultado será el mismo.

 

Más alejada este la acción respecto al valor inicial, mayor serás nuestras ganancias.

Busquemos el punto de equilibrio, es decir, que movimiento debemos esperar para asegurarnos recuperar la inversión de $8.

El put $100 inicialmente tiene $2 de valor intrínseco, por ende necesitamos que genere $6 más para al vencimiento poder venderlo a $8. Por lo tanto el subyacente debe caer a $92. Esto es una caída del 6,1%.

El call no tiene valor intrínseco inicialmente por lo cual, para generar esos $8 necesitamos que la acción suba hasta $108 es decir un 10,2%.

Recuerden que estos escenarios son planteados a vencimiento, pero que en momentos anteriores al contender valor extrínseco aun las opciones el desarme puede ser más favorable, tanto sea para reducir la perdida como para mejorar la ganancia.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here