UN NEGOCIO QUE PROMETE: ALQUILERES TEMPORARIOS EN ZONAS DE HOSPITALES

Dejan una renta base del 7% anual en dólares, tienen demanda asegurada y presentan menos riesgos en cuanto a la integridad de la propiedad alquilada.

0
57

Los alquileres temporarios son parte de una tendencia que desde hace algunos años tomó mucha fuerza en el país y en el mundo. Y dentro de este grupo hay un nicho privilegiado que es el de los alquileres temporarios hospitalarios. Estos últimos se distinguen de los alquileres temporarios turísticos ya que no están a merced de las altas y bajas que suele tener el turismo sino que manejan un público cautivo.

La alta demanda de habitaciones para personas en tratamientos tanto cortos como prolongados y las necesidades de alojamiento de los familiares que los acompañan profundizan las oportunidades en este negocio. “La demanda se compone principalmente de personas del interior del país que deben mudarse a Buenos Aires para hacerse tratamientos médicos que no se pueden realizar en el interior y de su grupo familiar que en muchos casos se muda para acompañar a la persona en tratamiento”, explicó Esteban Súcari, socio de Ecocheras, empresa que tiene un emprendimiento de este estilo en la zona del Hospital Italiano.

Allí se ofrecen unidades especialmente diseñadas para este fin contemplando exactamente lo que necesita la demanda. Para acceder los inversores depositan un anticipo y financiamiento propio en 48 cuotas en pesos.

¿Cuánto sale el alojamiento temporario en estos departamentos?

Los precios van desde los $ 800 a $ 1000 diarios, por un monoambiente, hasta los $ 1200/1400 diarios, de un tres ambientes, pasando por los $ 1000/1200 de un dos ambientes. ¿Su renta? Mientras que un departamento normal está dejando un promedio de 3% anual en dólares, los temporarios hospitalarios arrojan 7% anual en dólares.

Lo que se suele hacerse en la mayoría de ellos, cuando se alquila por varios meses, es cobrar 20 días al mes en lugar de 30. Un monoambiente, a 20 días al mes, son casi $ 16.000 mensuales. Si se le descuentan las expensas y el costo de la administración, quedan unos $ 12.000, un 70% más que un alquiler con contrato tradicional.

“Estos números muestran que la renta es alta, y mucho más comparada con un alquiler tradicional y sin los problemas que comienzan a avecinarse para los locadores de departamentos como por ejemplo la nueva Ley de Alquileres nacional que ya tiene media sanción en el Senado y que los obligará a no ajustar más que una vez al año, no más que lo que se hayan cerrado en las paritarias de ciertos sectores, y además a hacer contratos a 3 años”, remarcó Esteban Súcari.

“Para quienes necesitan alojamiento, es una solución ya que la alta demanda hace que la poca oferta no sea de muy buena calidad y con altos costos. Para quienes busquen hacer una inversión inmobiliaria rentable, es un oportunidad”, resaltó Súcari.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here